SALUD Y BIENESTAR A BORDO


Manténgase en forma a bordo con THAI

Reconocimiento médico previo

Se recomienda a los pasajeros internacionales que se hagan un chequeo médico previo y estén al tanto de las vacunas necesarias, precauciones de seguridad e información sobre la situación actual de su destino, antes y durante el viaje.

 


 

Durante el viaje

Viajar en avión puede tener efectos físicos o psicológicos: estrés, distensión abdominal, dolor de oídos, congestión sinusal, hinchazón en las piernas, dolor corporal, mareos, jet lag y, en casos excepcionales, trombosis en las venas.

 

Estas son algunas recomendaciones para mantenerse en forma durante su vuelo:
• Evite las comidas pesadas antes y durante el vuelo
• Respire profundamente y trate de relajarse, ya que el estrés provoca acidez gástrica y molestias abdominales.
• Manténgase hidratado bebiendo agua o zumos de fruta durante el vuelo; evite bebidas alcohólicas o con cafeína por su efecto diurético.
• Utilice una crema hidratante para evitar que la piel se reseque.
• Lleve ropa cómoda, quítese los zapatos y pasee por la cabina.
• Haga estiramientos y realice los ejercicios recomendados a bordo.
• Consulte con su médico sobre el tratamiento adecuado para evitar los mareos a bordo; mantenga la mirada fija en un objeto inmóvil durante las turbulencias.
• Por higiene personal, lávese las manos a menudo.

 

Las personas diabéticas pueden viajar ajustando su tratamiento y horas de comida a las zonas horarias en las que se encuentren. Los pacientes que viajen con insulina deberán informar a la compañía aérea antes de la salida y aportar un certificado médico (en inglés) para poder llevar jeringas y agujas a bordo.

 


Riesgos para la salud derivados del cambio de presión durante el vuelo : 


• Otitis y sinusitis

Los pasajeros que tengan alergias nasales o sinusitis crónica tienen una mayor tendencia a sufrir problemas auditivos y sinusales debido al bajo nivel de humedad de la cabina. Los cambios de presión en la cabina durante el despegue y el aterrizaje pueden agravar la congestión nasal. También, durante el descenso, la trompa de Eustaquio tiende a colapsarse en el oído medio, provocando la característica sensación de “pop”, la dificultad para oír e incluso dolor. Para evitar el bloqueo auditivo:

o Durante el vuelo, manténgase hidratado bebiendo a menudo.
o Utilice un spray nasal anticongestivo, bajo control médico, un spray de solución salina u otro tipo de anticongestivo 30min antes de la salida para evitar la congestión nasal.
o Para prevenir el bloqueo, intente tragar y masticar a menudo o practique la maniobra Vasalva (consiste en apretar la nariz y generar presión manteniendo la boca cerrada hasta que los oídos se destapen).


• Jet Lag

Los vuelos de larga duración que atraviesan múltiples zonas horarias pueden causar dificultades para conciliar el sueño, causadas por el reloj biológico y un desorden en el ritmo cardiaco. Los síntomas principales son: dificultades para dormir, cansancio, mareos, estreñimiento y una reducción de las facultades físicas y/o mentales. Los pasajeros de edad avanzada, los pasajeros en vuelos nocturnos y que vuelan hacia el este suelen ser más proclives a sufrir jet lag. A continuación se indican algunos trucos para sincronizar de nuevo su reloj biológico de manera sencilla:

 

o Evite tomar bebidas alcohólicas o con cafeína

o Puede usar pastillas para dormir (compruebe las contraindicadas para niños, personas que sufren epilepsia o que estén siguiendo otros tratamientos)
o Intente irse a dormir y levantarse una hora antes durante los tres días anteriores a la salida –si va a viajar hacia el este-, y una hora más tarde -si va a viajar hacia el oeste.
o Exponerse a la luz natural del día en su destino.


• Trombosis venosa(DVT)

El conocido como “síndrome de la clase turista” es una afección en la que los vuelos de larga duración, los cambios en la atmósfera de la cabina (p.ej. reducción de la humedad, hipoxia, etc.) la falta de movilidad y la deshidratación pueden causar que aparezcan trombos en las venas. Un efecto secundario peligroso de la trombosis venosa es que puede desencadenar en una embolia pulmonar. Los síntomas de la trombosis pueden aparecer más tarde, después del vuelo, con dolores o hinchazón en las pantorrillas o en los tobillos, fiebre moderada o malestar general.

 

Las personas con los siguientes factores de riesgo deben tener especial cuidado :

 

o Personas mayores de 40 años
o Personas que hayan sufrido trombosis venosa con anterioridad
o Personas a las que les hayan realizado una intervención quirúrgica en el abdomen, pelvis o piernas recientemente.
o Personas que hayan estado inmovilizadas durante un largo periodo
o Personas con problemas de coagulación o un aumento de la viscosidad de la sangre
o Mujeres embarazadas o que hayan dado a luz recientemente
o Personas que padezcan cáncer
o Personas con problemas cardiovasculares
o Mujeres que estén tomando anticonceptivos o sigan una terapia de estrógenos
o Fumadores
o Personas con varices
o Personas obesas

 

Precauciones para evitar la trombosis venosa:

 

o Llevar ropa cómoda, nada que apriete
o Utilizar medias de compresión graduada
o Mantenerse hidratado bebiendo agua a menudo durante el vuelo
o Deje el espacio debajo del asiento que tiene delante libre para que pueda mover las piernas sin problema.
o Pasee a menudo a lo largo de la cabina
o - Realice los ejercicios recomendados en el avión
o Los pasajeros de alto riesgo deberán visitar a su médico para que les proporcionen medicamentos preventivos (heparina de bajo peso molecular, aspirina, etc.)


Asistencia Médica a Bordo

 

Thai Airways, al igual que el resto de compañías aéreas, tiene la capacidad de prestar un determinado servicio médico a bordo. El personal de cabina ha sido entrenado para ser capaz de prestar primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar, además de poder solicitar asistencia de un médico que se encuentre a bordo. El equipamiento médico del que se dispone incluye:

 

 

• Kit de Primeros Auxilios (para ser utilizado por el personal de cabina)
• Kits médicos (uno negro y otro blanco) están disponibles en el caso de que hubiera un médico a bordo o hiciese falta el uso de un desfibrilador
• Desfibrilador automático externo
• Silla de ruedas (para vuelos de largo radio)

 

Para su seguridad

Tenga cuidado con las bebidas calientes

A lo largo del vuelo nuestro personal de cabina ofrecerá un servicio de bebidas calientes a los pasajeros. Para evitar quemaduras por el derramamiento de dichas bebidas, pedimos a los pasajeros que:

-Cuando se coloque una taza de café o té en la bandeja de servicio, por favor espere a que la persona que le está atendiendo acabe de verter el líquido caliente para coger la taza con precaución.

-En el caso de que no se esté utilizando una bandeja para el servicio, el personal de cabina le servirá el café o té mientras usted sostiene una taza con asa. Por favor espere a que acabe de servirle la bebida antes de retirar la taza, o dicha bebida caliente se derramará pudiendo causar quemaduras.

 

Tumbarse en el suelo de la cabina

Los asientos a bordo de todos los aviones de THAI han sido diseñados de acuerdo a la normativa aérea, para que queden bien ajustados y sean adecuados y seguros. En los vuelos de largo radio en particular, algunos pasajeros prefieren cambiar de posición tumbándose en el suelo de la cabina en la zona de asientos, pero esto puede suponer un riesgo para su propia seguridad. A pesar de que el suelo esté limpio y bien cuidado, las partículas de polvo de la moqueta pueden provocar síntomas alérgicos e incluso afectar el sistema respiratorio. Además, el oxígeno de la cabina puede que no circule completamente y de manera suficiente a nivel del suelo, lo que puede causar dificultades respiratorias, y, al levantarse, el pasajero puede sentirse mareado. También, al estar tumbado en el suelo de la cabina puede que el pasajero impacte con alguna de las partes metálicas de los asientos o el suelo, lo que puede causar lesiones graves, especialmente al atravesar turbulencias.

Contraindicaciones y consejos para pasajeros enfermos

A los pasajeros enfermos les puede afectar cualquier mínimo cambio, por lo que es necesario que realicen una consulta médica antes de viajar en avión para minimizar los posibles riesgos para su salud. Los medicamentos deben ir en el equipaje de mano. Los pasajeros con prótesis metálicas, marcapasos, desfibrilador interno o aquellos que necesitan llevar equipamiento médico a bordo deberán viajar con un certificado médico.
 
Los pasajeros discapacitados que necesiten asistencia durante el vuelo lo deberán notificar con antelación para que el personal de cabina pueda realizar los preparativos necesarios.

Los pasajeros con problemas médicos que no han sido tratados y estabilizados, o los pasajeros cuyo estado pueda deteriorarse durante el vuelo, deberán tener una autorización médica antes de realizar la reserva del vuelo. El doctor que les trate deberá rellenar un formulario de autorización médica con los detalles de la enfermedad del paciente, y si necesita equipamiento especial como oxígeno, una silla de ruedas o una camilla. La compañía aérea se reserva el derecho a rechazar, retrasar o solicitar que se cambien las condiciones del viaje. Solo se permitirá viajar en avión a pacientes con tratamiento y que estén estabilizados.

Está contraindicado que viajen en avión:
• Los bebés menores de 7 días – La atmósfera de la cabina puede causar problemas a los recién nacidos. Es necesaria una autorización médica para bebés prematuros.


• Mujeres embarazadas : Las mujeres con embarazos sin complicaciones pueden viajar en avión. Las condiciones en las que lo hagan dependen de las compañías aéreas para evitar partos prematuros a bordo. Se deben tomar precauciones si se viaja a menudo durante las primeras semanas de embarazo debido a la hipoxia. Las condiciones que deben cumplir para poder viajar son las siguientes::
1. Una mujer embarazada de más de 28 semanas debe aportar un certificado médico que confirme la fecha esperada de parto y el estado del embarazo.

2. Una mujer con un embarazo simple puede viajar hasta la semana 36 si el vuelo dura menos de 4 horas y hasta la semana 34 si el vuelo dura más de 4 horas. Será necesario un certificado médico con la fecha estimada del parto que certifique el transcurso normal del embarazo.

3. Está relativamente contraindicado que una mujer con embarazo múltiple o con complicaciones en el mismo (placenta previa, historial de parto prematuro, etc.) realice vuelos de largo radio. En este caso es absolutamente necesaria una autorización médica que le permita viajar.

4. Está absolutamente contraindicado que una mujer embarazada de más de 36 semanas viaje en avión.

 

• Pacientes con enfermedades pulmonares o cardiovasculares

Asegúrense de que llevan la cantidad suficiente de medicamentos para todo el viaje, incluyendo nitroglicerina sublingual, y recuerde transportarla en su equipaje de mano. Prepare una lista de medicamentos que incluya los intervalos de las dosis y la cantidad de pastillas por si se extraviaran los que lleva. Limite deambular innecesariamente, particularmente a bordo. No es aconsejable que los pacientes con los siguientes cuadros clínicos viajen:
1. Angina inestable – Las personas que hayan sufrido un infarto de miocardio recientemente o una insuficiencia cardiaca congestiva no deberán volar hasta que hayan pasado un mínimo de 6 semanas, no tengan dolor torácico y hayan podido retomar su vida normal.

2. Las personas que hayan sido sometidas a un injerto de bypass arterial coronario y otras operaciones torácicas deberán esperar hasta que el aire sea reabsorbido 2 semanas antes de viajar en avión ya que el aire se introduce transitoriamente en la cavidad torácica y hay riesgo de barotrauma en caso de reducción de la presión atmosférica

3. Insuficiencia cardiaca no controlada

4. Hipertensión no tratada con una presión arterial sistólica por encima de los 160mmHg. No hay ninguna contraindicación para que las personas con hipertensión –siempre y cuando esté razonablemente controlada- viajen en avión. Deberán llevar su medicación a bordo.

5. Arritmia no tratada (se  deberá llevar un control del ritmo cardiaco y un medicamento anticoagulante en el viaje)

6. Enfermedad valvular descompensada

7. Haber practicado el buceo durante las 24 horas anteriores a la salida o sufrir la enfermedad por descompresión

8. Neumotórax inestable o no tratado.

9. Derrame pleural no drenado

10. Asma. Está contraindicado que las personas que sufren de asma lábil, grave o que ha provocado una hospitalización reciente viajen. Las personas asmáticas de menor gravedad que puedan viajar deberán recordar llevar en su equipaje de mano la medicación necesaria, especialmente inhaladores que puedan paliar los síntomas rápidamente.

11. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Las personas con bronquitis crónica, enfermedad pulmonar intersticial o enfisema son proclives a sufrir una hipoxia grave a bordo, lo que dependerá de sus valores de PaO2. Para evaluar a estos pacientes antes de que realicen su vuelo, bastará con comprobar que pueden caminar 50m y subir escaleras sin sufrir disnea o falta de aliento.

12. Fallo respiratorio no controlado

13. Pacientes con ventilación mecánica o en condiciones no apropiadas para viajar.

14. Tuberculosis pulmonar.

15. Enfermedades neuromusculares con hipoventilación y que requieren de ventilación mecánica.

16. Tuberculosis pulmonar en personas inmunodeficientes que hayan sido tratadas menos de 2 semanas.

17. Personas que hayan pasado por una cirugía torácica hace menos de tres semanas.

18. Los pacientes a los que se les haya realizado una traqueotomía deben tener especial precaución a causa de la baja humedad en la cabina.

 

• Trastornos en el Sistema Nervioso Central

 

1. La epilepsia no controlada o los pacientes a los que se les haya sometido a cirugía cerebral sin complicaciones hace menos de 2 semanas. Normalmente, los pasajeros con epilepsia estable o que hayan sido sometidos a cirugía cerebral recientemente suelen ser más proclives a sufrir convulsiones durante vuelos de largo radio. La hipoxia leve y la hiperventilación son factores desencadenantes, además del aumento de la fatiga, ansiedad y la medicación irregular. Mientras que no sería aconsejable cambiar la medicación justo antes de un viaje, si sería recomendable añadir medicación extra para anti convulsiones. Los pasajeros con epilepsia deben asegurarse de llevar suficiente medicación en su equipaje de mano teniendo en cuenta la duración del vuelo y posibles retrasos imprevistos.

2. Normalmente, los pasajeros que hayan sufrido un ataque de apoplejía o un accidente cerebrovascular deben esperar al menos 2 semanas antes de poder viajar, siempre que se encuentren estables y en recuperación. Para aquellos que sufren de insuficiencia cerebral, sería recomendable que lleven oxígeno suplementario, ya que la hipoxia puede ocasionarles trastornos.

3. Los pacientes que hayan sufrido un accidente que haya provocado lesiones cerebrales hace menos de 15 días

4. Pacientes con edema cerebral no tratado o a los que se les haya realizado una punción lumbar hace menos de una semana.

5. Personas a las que se les haya realizado un escáner cerebral utilizando medios de contraste hace menos de 3 días.

6. Los pacientes psiquiátricos necesitarán una autorización médica previa para poder viajar. Se permitirá viajar a personas con trastornos psicóticos que estén estabilizados con medicación y que vayan acompañados de una persona conocedora del problema, además de llevar la sedación adecuada.

 

• Enfermedades gastrointestinales:

Es posible que los pasajeros padezcan molestias abdominales debido a la expansión de gas durante el vuelo.
1. Los pacientes que hayan sido sometidos a cirugía abdominal en la que se han suturado vísceras huecas correrían el riesgo de sufrir una perforación o una hemorragia como resultado de la expansión de gas en altitud.  Los pacientes que hayan sido sometidos a cualquier tipo de procedimiento quirúrgico abdominal deberían evitar viajar en avión durante las 2 semanas siguientes.

2. No hay un riesgo añadido para los pacientes a los que se les haya practicado una colostomía, aunque la distensión intestinal puede aumentar las secreciones fecales. Se recomienda utilizar una bolsa de colostomía grande. En el caso de utilizar bolsas pequeñas, tendrán que realizar más cambios de lo normal, por lo que deberán llevar las suficientes bolsas adicionales en el equipaje de mano.

3. Los pacientes que padezcan oclusión intestinal, hemorragias causadas por úlceras o rotura de varices esofágicas. En el caso de las hemorragias, se permitirá al pasajero viajar siempre que aporte evidencias de curación o espere 3 semanas y el nivel de hemoglobina esté por encima de 10g/dl.

4. Gastroenteritis grave y síntomas de deshidratación.

5. Pacientes a los que se les haya realizado un procedimiento quirúrgico gástrico o intestinal en los 7 días anteriores al vuelo.

6. Pacientes a los que se les haya realizado una colonoscopia en las 24 horas anteriores al vuelo.

 

• Trombosis venosa


Los pasajeros pueden llegar a padecer el síndrome de la clase turista: viajar en asientos estrechos, la inactividad, una inmovilidad prolongada, la reducción de los fluidos corporales –lo que causa un aumento de la viscosidad de la sangre-, los problemas de circulación sanguínea y la hinchazón en los pies y las piernas pueden causar la aparición de trombos en las venas. Para reducir los riesgos de que esto ocurra se recomienda viajar con calzado cómodo y/o quitárselo durante el vuelo, ejercitar las pantorrillas, moverse, realizar estiramientos de los brazos y piernas cada dos horas, pasear a lo largo de la cabina, evitar las pastillas para dormir, permanecer hidratado y evitar el consumo excesivo de alcohol.

• Otros problemas médicos

 

1. Las afecciones oftalmológicas tales como el desprendimiento de retina hace menos de 3 semanas, glaucoma agudo u operaciones recientes (en el mes anterior al vuelo), cirugía reciente de cataratas, queratitis sin curar o cualquier tipo de cirugía ocular en los 3 meses anteriores al vuelo

2. Sinusitis aguda u otitis aguda

3. Cirugía en el oído en los 3 meses anteriores al vuelo

4. Anemia grave con un recuento de hemoglobina menor de 10g/dl. Con niveles de oxígeno bajos en cabina, los pasajeros pueden padecer mareos e incluso perder la consciencia durante el vuelo, por lo que está contraindicado que personas con niveles de hemoglobina por debajo de 8.5g/dl viajen en avión.

5. Enfermedades que precisen de material médico prohibido por la normativa aérea.

6. Enfermedades infecciosas: varicela, sarampión, paperas, tos ferina, herpes zoster, etc.

7. Personas con inmunodeficiencia y complicaciones graves.

8. Las personas con diabetes inestable no deben viajar en avión. Para personas con diabetes bien controlada, el primer paso a seguir es solicitar a la compañía aérea, con antelación, comida especial para diabéticos. Los pasajeros diabéticos deberán llevar toda la medicación (además de agujas, jeringuillas, medidores de azúcar en sangre, refrigerios dulces y un contenedor en el que almacenar las agujas y lancetas) en el equipaje de mano y no en el equipaje en bodega. Un vuelo puede atravesar múltiples franjas horarias. Se recomienda a estos pasajeros que durante el vuelo permanezcan en el horario del aeropuerto de salida e intenten ajustarse al horario local cuando lleguen a destino.

9. En el caso de los pasajeros que hayan sido sometidos a procesos quirúrgicos o hayan sufrido lesiones recientemente, el gas que ha quedado atrapado dentro del cuerpo podría causar problemas en altitud.

10. Fracturas recientes y escayoladas. En el caso de los vuelos de largo radio, la escayola deberá partirse para evitar sufrir el síndrome compartimental o provocar hinchazones perjudiciales.

11. Quemaduras graves o heridas infectadas de gran tamaño.

12. Fase terminal de una enfermedad que puede agravarse durante el vuelo.

13. En el caso de los pacientes con una catéter urinario, el balón debe ser llenado con agua, el catéter cambiado antes de la salida -sin indicios de infección del tracto urinario mediante un examen directo y un cultivo de orina.

 

Si va a necesitar utilizar una silla de ruedas, por favor pulse aquí para obtener más información.



Alergia a los frutos secos

Debido al gran número de pasajeros que viaja en los vuelos de THAI, la compañía no puede garantizar un ambiente 100% libre de frutos secos en sus salas o en las cabinas de sus aviones. Sin embargo, si se le informa a THAI de la enfermedad del pasajero con la antelación suficiente, la compañía hará todo lo posible para asegurarse de que cada punto de venta esté al corriente de las necesidades del pasajero.
 

También recomendamos que lleve consigo su medicación y/o brazalete médico en todo momento, así como avisar al personal de THAI en el caso de que tenga una reacción alérgica

Consejos para personas mayores

Prepararse para viajar en avión

      1. Evite viajar a destinos lejanos.
      2. Consulte con su médico sobre qué medicación llevar, las vacunas necesarias, etc.
      3. En el caso de que padezca una enfermedad crónica, y para mantener un estado de salud adecuado durante el viaje, lleve toda la medicación necesaria en su equipaje de mano.
      4. Lleve ropa adecuada al clima de su destino.
      5. Compruebe su seguro médico antes de realizar el viaje.

 

Durante el vuelo

      1. Haga ejercicio e intente pasear a lo largo de la cabina para evitar coágulos sanguíneos.
      2. Manténgase hidratado bebiendo mucha agua. Evite tomar bebidas alcohólicas o café.

 

En destino

      1. Las personas mayores –como los niños- tienen un mayor riesgo de sufrir deshidratación, por lo que deben evitar la exposición prolongada al sol.
      2. Evite el estreñimiento tomando una mayor cantidad de agua o usando laxantes en el caso de ser necesario.
      3. Tenga cuidado con las comidas y el agua.
      4. Descanse el tiempo suficiente para adaptarse al huso horario local.
      5. Mantenga su piel limpia para evitar infecciones..

 

Viajar con Bebés

-Informe a su oficina local de reservas sobre las medidas de su bebé para reservar el sitio que les corresponda en el avión y adecuar las instalaciones del mismo.
La cuna está disponible para bebés menores de 6 meses, que pesen menos de 10kg y no midan más de 62cm.
Para los bebés mayores de 2 años se podrá usar una silla de coche homologada encima del asiento de pago normal de cabina.
-Los bebés y niños pequeños deben ser cogidos en brazos durante el despegue y el aterrizaje.
-Prepare la ropa adecuada para mantener al bebé abrigado en el avión.
-No es aconsejable que los bebés viajen en avión durante su primera semana de vida. En ese periodo el cuerpo del recién nacido aún se está adaptando a la vida fuera del útero materno y se debe comprobar que el bebé está sano y libre de defectos congénitos.
-Los niños con enfermedades crónicas corren el riesgo de sufrir hipoxia durante el vuelo, por lo que se recomienda consultar con un médico antes del viaje en avión.
-Los cambios de presión en cabina pueden causar cambios transitorios en la presión del oído medio, lo que puede provocar dolor. Para paliar este efecto, y especialmente durante el descenso del avión, es muy útil dar el biberón al bebé, amamantarlo o darle un chupete (los niños pueden beber de una taza o mascar chicle). Esto ayudará a igualar la presión del aire en el oído medio.
-Para niños que sufran mareos es conveniente que se les administre medicación, bajo supervisión médica, media hora antes de la salida del vuelo.

 

Para más información, por favor contacte con su oficina local de THAI